CORNETA DE ASIENTO
 

Este extraño instrumento (al que los Luthiers denominan simplemente “banquitos”) está constituido por un pequeño banco de madera que al sentarse sobre él emite un sonoro cornetazo de índole algo escatológico. Cada “banquito” emite una sola nota, o sea que se necesitan varios ejecutantes para tocar una simple melodía.
Fueron construidos por Carlos Núñez y Héctor Isamu y se los ha empleado solamente en una obra: "La vida es hermosa" del espectáculo Bromato de armonio.