VIEGÉSIMO ANIVERSARIO (1987)

Estrenado el 13 de Mayo de 1987 en el Teatro Astengo, de Rosario, Argentina.
Número de funciones: 399
Última función el 9 de Julio de 1989 en el Teatro Tronador,  de Mar del Plata, Argentina.
Instrumentos nuevos incorporados: Lira de Asiento y Guitarra Dulce.

A partir de este espectáculo, con el alejamiento de Ernesto Acher, Les Luthiers será un quinteto: Carlos López Puccio, Jorge Maronna, Marcos Mundstock, Carlos Núñez Cortés y Daniel Rabinovich.

 

FICHA TÉCNICA

 

Les Luthiers: Carlos López Puccio, Jorge Maronna, Marcos Mundstock,
Carlos Núñez Cortés y Daniel Rabinovich.
Fundador: Gerardo Masana
Luthier de Les Luthiers: Carlos Iraldi
Colaborador creativo: Roberto Fontanarrosa
Diseño de Iluminación: Ernesto Diz
Asesoramiento coreográfico: Esther Ferrando
Sonido: Oscar Amante
Asistente de Sonido: Luis Barba
Colaboradores en escena: Daniel Aisenberg y Oscar Rodríguez
Asistente: Jorge Coiman
Coordinación técnica: Francesco Poletti
Gerente: Rubén Scarone
Textos, música, arreglos y dirección: Les Luthiers

 

OBRAS EN PROGRAMA
  • INICIACIÓN  A LAS ARTES MARCIALES  (Música ceremonial)

  • ROMANCE DEL JOVEN CONDE ... (Romance onomatopéyico)

  • ENCUENTRO EN EL RESTAURANTE  (Rapsodia gastronómica)

  • MI BEBÉ ES UN TESORO  (Balada pueril)

  • EL ACTO EN BANANIA  (Marchas Oficiales)

  • QUIEN CONOCIERA A MARÍA  (Canción con mimos)

  • EL SENDERO DE WARREN SANCHEZ  (Salmos sectarios)

  • SOMOS ADOLESCENTES  (Motete menor)




El programa venía con una pequeña bolsita plástica conteniendo un rompecabezas,
el cual, una vez armado,
reproducía la foto de tapa.

FOTOS

El acto en Banania

Quién conociera a María
amaría a María

Somos adolescentes, mi pequeña

Póster promocional y puzzle de Viegésimo Aniversario

Ensayos de El sendero de Warren Sánchez y Quien conociera a María, amaría a María

GRABACIONES DE ESTE ESPECTÁCULO

Video Nº 7 - “Viegésimo Aniversario”
         Auditorio Palma, Palma de Mallorca, España, 30 de Marzo de 1989

PRENSA
Aníbal Vinelli, Diario Clarín 31de mayo de 1987
La inalterable vigencia del talento

Para recuperar el arte olvidado de la sonrisa han vuelto a su refugio predilecto del Coliseo el grupo Les Luthiers. Su nuevo y más flamante opus se llama “Viegésimo aniversario” y el ahora quinteto derrama como siempre ingenio entablando la imposible competencia de superarse a sí mismo a fuerza de inteligencia, sentido del “gag” y el rigor que le es habitual.


Cada dos años uno se reencuentra con Les Luthiers en algo que, después de veinte temporadas, es más y tanto como un espectáculo, quizá una grata costumbre que se nos ha vuelto hábito e inevitablemente la manera distinta de aproximarse a un show. Ver en escena al ahora quinteto que luego de la ida de Ernesto Acher integran Carlos López Puccio, Jorge Maronna, Marcos Mundstock, Carlos Núñez Cortés y Daniel Rabinovich es, como nunca, una ceremonia, el desfile de tantos recuerdos y jornadas memorables. Y en la noche cruel de la premiere, como la del viernes último, el recuperar entrañables amigos fuera y dentro del tablado, el compartir una platea con colegas menos flacos o más calvos que alguna vez se nos cruzaron en redacciones que ya no están. O en otras en las que no estamos nosotros.
Y desde esa perspectiva inevitablemente teñida de sentimiento, la perspectiva crítica ha de ser diferente, porque al presenciar lo que sucede bajo los reflectores otras vivencias se nos meten por la memoria. Aun así, con las excusas del caso por una reseña que más que siempre carecerá de ese imposible de la objetividad absoluta, habrá que señalar que Viegésimo aniversario es, quizá, el mejor intento del grupo y ello por razones generales que tienen que ver con su dichosa y prolongada actividad: hay detrás de ellos tantos plus que vuelven improbable el superarse a sí mismos.
Y hay además motivos específicos porque lo ofrecido en el Coliseo, inclusive dentro del nivel de excelencia, rigor y solvencia técnica que son inseparables de estos maduros muchachos (que jamás dejarán de serlo aunque alguna vez a López Puccio se le caiga la melena platinada), carece de hallazgos musicales como el “Bolero” o la “Bossa Nostra” que, a Dios gracias y a los programadores también, no han dejado de escucharse por las radios argentinas en selectas grabaciones que perpetúan su gloriosa concepción. Tampoco es muy imaginativo pese a su repercusión entre el público –nos incluimos- algún discurso del inefable Rabinovich dándose el gusto, después de varios lustros, de sustituir fugazmente a La Voz. Que no es Sinatra sino Mundstock, que es mejor educado, tan nuestro como el mate o la deuda externa y no te pega si no estás de acuerdo.
Pese a los cual Viegésimo aniversario, aunque no nos deje una melodía para salir tarareando –uno de los secretos de las más distinguidas comedias musicales- es, como corresponde siendo quienes son sus responsables, una fiesta de principio a fin en números como Iniciación a las artes marciales (con música que parece escapada de los cuadros del mago Fumanchú), el Romance del joven conde, la sirena y el pájaro cucú y la oveja tirando a cantata zoológica, Encuentro en el restaurante (con Rabinovich abriendo el gas de su contradictoria seducción), la más lograda Mi bebé es un tesoro con la primera voz de Núñez Cortés y toda su gente desparramando un bienvenido acíbar sobre los ídolos de la canción y las barbaridades promocionales de la televisión, El acto en Banania, que habrá sacudido los huesos de más de un autoritario que anda por ahí (o por aquí), Quien conociera a María, amaría a María (¡qué rasgueo, Maronna!), El sendero de Warren Sánchez (un antihomenaje a predicadores millonarios y comerciantes) y el despliegue terpsicoriano y coral a capella o en capilla-como se quiera- de Somos adolescentes, mi pequeña.
Con el apoyo de distinguidos auxiliares como Roberto Fontanarrosa (colaborador creativo), Esther Ferrando (asesoramiento coreográfico) y el mago Ernesto Diz (ese diseño de iluminación que cae donde corresponde con milimétrica precisión), Les Luthiers volvieron a brillar con su insuperable sentido del timing y la oportunidad, con un manejo del gag en el que son maestros –por ejemplo el gritito gutural “¡Oshu!” del alocado karateca Rabinovich- y una actitud que es su última y definitiva clave.
Porque en su disposición para brindar alegría con inteligencia e intención, siguen siendo los máximos herederos locales, o por lo menos los más notables, del venerable arte de los clowns, parte de una tradición que dichosamente no disimulan los elegantes smokings o la solvencia profesional con que nos arrancan la sonrisa.
Que los hados de Mastropiero sean con ustedes y por 20 años más.