LES LUTHIERS HACEN MUCHAS GRACIAS DE NADA (1979)

Estrenado el 15 de junio de 1979 en el Teatro Coliseo, de Buenos Aires.
Número de funciones: 260
Última función el 30 de noviembre de 1980 en el Teatro De la Ciudad, de México.
En este espectáculo hizo su aparición el robot Antenor, que en realidad se trataba de un nuevo instrumento informal.
Ingresa como colaborador creativo Roberto Fontanarrosa.
Les Luthiers: Ernesto Acher, Carlos López Puccio, Jorge Maronna, Marcos Mundstock, Carlos Núñez Cortés y Daniel Rabinovich.

 

FICHA TÉCNICA

Les Luthiers: Ernesto Acher, Carlos López Puccio, Jorge Maronna,
         Marcos Mundstock, Carlos Núñez Cortés y Daniel Rabinovich.
         Fundador: Gerardo Masana
         Manager Asociado: Chiche Aisenberg
         Luthier de Les Luthiers: Carlos Iraldi
         Asistente General: Rubén Scarone
         Asistentes: Marcelo Guerberof y Oscar Rodríguez
         Sonido: Carlos Faruolo y Eduardo Guedes
         Asesoramiento coreográfico: Esther Ferrando
         Iluminación y Montaje de escenario: Ernesto Diz
         Colaborador creativo: Roberto Fontanarrosa
         Textos, música, arreglos y dirección: Les Luthiers

OBRAS EN PROGRAMA
  • LA CAMPANA SUONERA  (Rock lento para campana y orquesta)

  • EL REY ENAMORADO  (Fragmento de drama)

  • SINFONÍA INTERRUMPIDA  (Música de radioteatro)

  • LA TANDA  (Música para televisión)

  • CANCIÓN PARA MOVERSE  (Canción infantil en 12 movimientos)

  • LA GALLINA DIJO EUREKA  (Canción infantil)

  • TRIO OPUS 115  (Trío para latín, cellato y piano)

  • CARTAS DE COLOR  (Comedia musical)




FOTOS
Trío Opus 115, con el robot Antenor
Cartas de color
Sinfonía interrumpida
GRABACIONES DE ESTE ESPECTÁCULO

 

Video Nº 2 - “Les Luthiers Hacen Muchas Gracias de Nada”
Teatro Coliseo, Buenos Aires, Argentina, 24 y 25 de Octubre de 1980

PRENSA
César Magrini. El Cronista Comercial. 28 de junio de 1979

Muchas gracias a ustedes, Les Luthiers

Otra vez Les Luthiers en la escena porteña, lo que equivale a saludar el retorno de la alegría jovial, del humor limpio y de sana intención, del entretenimiento más reconfortante y más estimulante. Y, comprendiendo que las viejas fórmulas cumplen un ciclo determinado y que no conviene abusar de ellas, también casi totalmente renovados en su estilo. Porque los estrafalarios, exóticos –y sagaces- instrumentos que hasta hace poco los acompañaran, han sido reemplazados parcialmente por otros, los tradicionales de los que saben extraer, igualmente, música de la más alta calidad, pero posponiendo oportunamente el almidonamiento o la seriedad. Hay incluso, en escena, un séptimo integrante del grupo, maravilla de tecnología y extemporáneo y encantador ser: un robot que sonríe, que mueve desaforadamente los ojos y que hace –también él- música de acentos tan sugestivos como los de sus compañeros de carne y hueso. Delicioso. Y, como dicen los franceses, una “trouvaille” de esas que están destinadas a hacer época.
Tal como se los ve y se los escucha hoy, Les Luthiers se han volcado, acertada y afortunadamente, más hacia lo teatral propiamente dicho. La música ha pasado a ser un complemento, de gran importancia, pero lo principal descansa sobre las dotes actorales del sexteto, que no son pocas, y que han madurado mucho. Cada uno de ellos sigue siendo fiel a sí mismo, pero también ofrece perspectivas inéditas. Los “sketches” son frescos, ingeniosos, y por momentos –como los titulados “El rey enamorado” o la estupenda parodia de la televisión, antológica, y en la que Les Luthiers se ponen a la altura de los mayores cómicos del mundo, y no se crea que exagero- de una gracia que se vuelve mucho más certera por la fineza, por el buen gusto, por el tacto con que se la manifiesta. Inagotable fuente de simpatía cada uno de ellos, lo que prodigan llega al público como un bálsamo altamente bienhechor. Viéndolos, escuchándolos, se consigue el verdadero milagro de olvidar, durante algo más de una hora, todas las asperezas, todos los desalientos, todas las amarguras cotidianas, sean éstas pequeñas o grandes... Y si ellos han titulado a su espectáculo “Muchas gracias, de nada”: ¿qué le queda, después, por decir al espectador? Multiplicar ese agradecimiento. Porque quienes se encargan, como “Les Luthiers” lo hacen, de rescatar al público haciéndolo participar de la pureza y de la alegría, están cumpliendo con algo más trascendente y más profundo que con un mero entretenimiento. Gracias, muchas gracias, queridos “luthiers”: y ustedes, por favor, no contesten “de nada”; sigan como son, que así ya tienen ganado el cielo, porque también ustedes se lo hacen ganar. Cada noche, a los que estamos de este otro lado del escenario.
Cuando se escriba la historia del espectáculo de estos años; de su modernización, de su originalidad, de su evolución, el nombre de “Les Luthiers” deberá figurar en muy justa primera estima. ¿Por qué no enumerarlos una vez más? Ernesto Acher, Marcos Mundstock, Carlos López Puccio, Daniel Rabinovich (el más travieso de todos), Jorge Maronna, Carlos Núñez Cortés. E inolvidable aquel melancólico Gerardo Masana, para quien la vida (o la muerte…) quiso un destino más transitorio, pero de ninguna manera gratuito. Desde donde esté, también él se divertirá con los estropicios de estos mimos, de estos juglares, de estos cómicos de nuestro tiempo. Desde donde esté, así como lo hacemos nosotros, también él, de corazón, los aplaudirá. Desde donde esté, unirá su voz, ahora perdurable, ahora a salvo de las lastimadoras del tiempo, a ese agradecimiento al que antes me referí, por todo lo que Les Luthiers dan, generosamente y de lo cual él fue, en su momento, pilar, nervio, testimonio de fe.