Espectáculos |
LES LUTHIERS UNEN CANTO CON HUMOR  1994

Estrenado el 9 de junio de 1994  en el Teatro Astengo, de Rosario, Argentina. Última función el 31 de enero de 1999, en el Teatro Auditorium, de Mar del Plata, Argentina. 

Les Luthiers: Carlos López Puccio, Jorge Maronna, Marcos Mundstock, Carlos Núñez Cortés y Daniel Rabinovich.

OBRAS EN PROGRAMA

El Regreso del Indio (chanson indienne)
Manuel Darío (canciones descartables)
Así Hablaba Sali Baba (verdades hindudables)
El Negro Quiere Bailar  (pas de merengue)
San Ictícola de los Peces (tarantela litúrgica)
A la Playa con Mariana (balada no avalada)
Perdónala (bolérolo)
Fronteras de la Ciencia (música del tercer tipo)

FICHA TÉCNICA

Fundador: Gerardo Masana
Luthier de Les Luthiers: Carlos Iraldi
Colaborador creativo: Roberto Fontanarrosa
Diseño de iluminación: Ernesto Diz
Asesoramiento coreográfico: Esther Ferrando
Gerente: Rubén Scarone
Adjunto: Hugo Trozzoli
Coordinación técnica y montaje de luces: Francesco Poletti
Sonido: Oscar Amante
Técnico en Electrónica: Héctor Isamu
Segundo operador de Sonido y Luces: Luis Barba
Asistencia de Instrumentos: Oscar Rodríguez
Asistente: Jorge Coiman
Diseño Gráfico: Estudios Shakespear
Fotos: Juan Hitters
Textos, música, arreglos y dirección: Les Luthiers 

GALERIA DE IMAGENES / ENSAYO
GALERIA DE IMAGENES / PRENSA
INSTRUMENTOS INFORMALES INCORPORADOS

Bajo Barríltono
Ferrocalíope

GRABACIONES DE ESTE ESPECTÁCULO

Video Nº 5 - “Unen Canto con Humor”. 
Teatro Auditorium, Mar del Plata, Argentina, 30 de Enero de 1999

PRENSA

PÁGINA 12 / Junio 03, 1993

El viejo truco de Les Luthiers

(Por Martín Pérez) A cinco años del anterior estreno, Les Luthiers han comenzado a presentar con bombos y platillos, y a teatro lleno, un nuevo espectáculo, que hace pensar que la evolución de su humor inicial básicamente musical, hacia otro verbal, relacionando en lo básico los juegos de palabras, tensa hasta los límites sus posibilidades creativas. 

Es que, por momentos, los boleros, tarantelas, ragas o merengues que interpretan durante los ocho sketches de Unen Canto con Humor parecen una excusa para las delirantes historias de los monólogos de Mundstock.
En otros, las clásicas torpezas físicas o gestuales de López Puccio o Rabinovich son reemplazadas por rápidos juegos de palabras. El resultado es ambiguo, aunque para nada desdeñable: si bien el texto le gana a la música, el resultado es tan efectivo como siempre.

El show, que comienza con la aparición sobre el escenario del Coliseo del grupo folklórico Lava Andina interpretando todos sus éxitos –con una caprichosa traducción al francés incluida-, aburre hacia la mitad por la obviedad que predomina en sketches como Manuel Darío (que recorre la historia de un mediocre cantautor a la manera de un documental) y Así hablaba Sali Baba (una parodia sobre los amantes de las filosofías orientales, con cítara incluida). 

Sin embargo, levanta hasta lo inolvidable con los diálogos entre Mundstock y Rabinovich –el que prologa el merengue “El negro quiere bailar” es sencillamente formidable- y delirantes historias como la de la fábula litúrgica “San Ictícola”. Párrafo aparte merecen la balada “A la playa con Mariana” y el bolero “Perdónala”, que subrayan que Les Luthiers, entre tanta palabra, no se han olvidado de componer canciones para la historia.