Espectáculos |
LAS OBRAS DE AYER (El Refrito)  2002

Estrenado el 24 de mayo de 2002 en el Teatro Astengo, de Rosario, Argentina. Última función el 30 de noviembre de 2008, en el Auditorio de Tenerife, Islas Canarias, España.

Les Luthiers: Carlos López Puccio, Jorge Maronna, Marcos Mundstock, Carlos Núñez Cortés y Daniel Rabinovich. 

OBRAS EN PROGRAMA

El Sendero de Warren Sánchez (salmos sectarios)
La Balada del 7º regimiento (canciones en el frente)
El Explicado (gato didáctico)
Pepper Clemens... (ten step)
Quien conociera a María Amaría a María (canción con mimos)
San Ictícola de los Peces (tarantela litúrgica)
Canción a la Independencia de Feudalia (marcha atrás)
La Hora de la nostalgia (diez minutos de recuerdos)
Cantata de don Rodrigo Díaz de Carreras... (cantata)

FICHA TÉCNICA

Fundador: Gerardo Masana
Colaborador creativo: Roberto Fontanarrosa
Taller de instrumentos:
 Hugo Domínguez
Reemplazantes:
 Gustavo López Manzitti, Horacio Tato Turano
Diseño de iluminación: Ernesto Diz
Producción ejecutiva: Diego Chazarreta
Coordinación técnica y montaje de luces: Francesco Poletti
Sonido: Miguel Zagorodny
Midi y sistemas electrónicos: Diego Smolovich
2do. operador de sonido: Jerónimo Pujal
Asistente de sonido: Esteban Fernández
Asistente de escenario: Osvaldo Coiman
Asistente de luces: Bruno Poletti
Asistente general: Rodrigo Ramos
Fotografías: Gerardo Horovitz
Diseño gráfico: Shakespear-Veiga
Prensa: SMW
Manager: Javier Navarro Llona
Agente: Lino Patalano

Textos, música, arreglos y dirección: Les Luthiers 

GALERIA DE IMAGENES / OBRA
GALERIA DE IMAGENES / PRENSA
GRABACIONES DE ESTE ESPECTÁCULO

Video Nº 11 - “Las Obras de Ayer”.
Teatro Coliseo, Buenos Aires, Argentina el 24 de Agosto de 2002

PRENSA

DIARIO CLARIN / Noviembre 19, 2007

DECENAS DE MILES DE PERSONAS ASISTIERON EN FIGUEROA ALCORTA Y PAMPA A LA CELEBRACION PUBLICA DE SUS 40 AÑOS DE CARRERA
Les Luthiers, con risas y emoción ante una multitud en Palermo
El recital gratuito convocó a varias generaciones y fue la coronación de un año de festejos. La gente disfrutó con los clásicos del grupo de instrumentos informales, que inventó un estilo musical de fino humor e ironía.
Con la calidad de siempre y como parte de las celebraciones por sus 40 años, el grupo Les Luthiers se presentó ayer en Figueroa Alcorta y La Pampa, en un espectáculo gratuito. La convocatoria, según los organizadores, fue de más de 100.000 personas.

El recital estuvo organizado por la agrupación con el apoyo del Gobierno de la Ciudad y el auspicio de Clarín, radio Mitre, Canal 13 y la empresa Visa. Fue parte de los festejos por los 40 años del grupo integrado por Daniel Rabinovich, Marcos Mundstock, Jorge Maronna, Carlos López Puccio y Carlos Núñez Cortés.

Les Luthiers, que el 4 de setiembre cumplieron cuatro décadas, ya venían con varios festejos encima. En ese mismo mes fueron nombradosCiudadanos Ilustres por la Legislatura porteña. Antes, en agosto, habían recibido un premio a su trayectoria de parte del gobierno de España (donde tienen una enorme popularidad), e inauguraron en el Centro Cultural Recoleta una muestra retrospectiva sobre su obra, que duró hasta el 30 de setiembre.

Pero el gran regalo fue el de anoche, y para la gente, tal como dijo un locutor al presentar el show. Ganas no faltaban, sobre todo porque el recital de ayer se había agendado originalmente para el 13 de setiembre, pero la amenaza de lluvia había obligado a postergarlo. Por suerte, el buen clima primaveral de ayer ayudó.

El show comenzó a las 21 en punto, con el sketch "Warren Sánchez", sobre un supuesto pastor evangelista. Pero desde una hora antes ya había una multitud en el parque donde está el Monumento a Güemes. A ambos lados del escenario, dos pantallas gigantes ayudaban a la multitud a seguir los detalles del show. Había cientos de familias y sobre todo jóvenes veinteañeros, muchos de los cuales veían al grupo por primera vez en vivo. Varios se llevaron sillitas playeras para estar más cómodos.

Todo el barrio fue revolucionado por la marea de Les Luthiers. Varias personas se bajaron del tren en la estación de Barrancas de Belgrano y se acercaron caminando. Y algunos distraídos en auto tuvieron que soportar algunas demoras para circular por Figueroa Alcorta. Y en un puesto de choripanes improvisado sobre la calle La Pampa, la cola para hacerse de un bocado superaba las 100 personas.

El público disfrutó con clásicos de todos los tiempos de Les Luthiers. Así pasaron desde "Séptimo Regimiento" y el muy recordado gato "El explicado". Otros temas que pasaron fueron "Pepper Clemens", "Fauna ictícola" y "Añoralgias".

Apenas comenzado el show la gente empezó espontáneamente a cantarle al grupo el feliz cumpleaños, momento en el que Marcos Mundstock miró a Daniel Rabinovich (quien justo anoche cumplía 64 años), y preguntó: "Che, ¿quién cumple años hoy", para luego agradecer el gesto al público.

Hubo que esperar casi 19 años para volver a ver a Les Luthiers gratis y al aire libre en Buenos Aires. La última vez había sido el lunes 26 de diciembre de 1988, en el marco del festival "3 Días por la Democracia", con el cual se celebró el quinto aniversario del final de la Dictadura y también los 40 años de la Declaración Universal de Derechos Humanos. Entonces el grupo actuó en el gigantesco escenario montado en 9 de Julio y Libertador, frente a unas 50.000 personas.

Cinco artistas bajo la mirada de cinco artistas

Cada show es un acorde musical (China Zorrilla -actriz-)
Tienen un gran dominio del escenario y una finura de los textos. Cada show es un acorde musical. Soy seguidora de ellos desde que me instalé en Buenos Aires. El último espectáculo lo vi después de hacer una función de "Camino a la Meca" y fue extraordinario. Creo en la terapia de la risa y cada vez que hacen una función, entran 500 personas con sus problemas de familia, dinero. Y al salir, esos delincuentes divinos les cambian las caras.

Un humor inteligente que nos dignifica (Luis Landriscina -humorista-)
Es un espejo donde mirarse porque siempre han emparejado para arriba, nunca para abajo. Han puesto un sello de distinción y dignidad. Hacen una competencia de ingenio y buen gusto, con un humor inteligente que nos dignifica a los del rubro. Actuamos juntos sin conocernos en la década del 60, en el programa "Los mejores", de Canal 7. Ellos recién empezaban y yo también. Después me convertí en un gran admirador y, una vez, subí al escenario en el Teatro Coliseo.

Han hecho un camino liberador y sanador (Hugo Arana -actor-)
Los recuerdo desde I Musicisti, antes de que fueran Les Luthiers, y los veía en el Di Tella, a fines de los 60. Lo que han hecho es de una singularidad notable, han logrado una cosa que es muy difícil: un estilo, una voz propia. Y siempre con una calidad de excepción. Su humor, su música, los coros... todo impecable. Han hecho un camino brillante, creativo, diría liberador, porque el humor es sanador y ellos tienen grandes condiciones para eso.

El orgullo de haber sido invitado (Dady Brieva -humorista, actor y conductor de radio-)
Inigualables en lo suyo crearon el género humorístico musical. Siguiendo su ejemplo la mayoría de los humoristas que son un éxito teatral siempre le escaparon a la TV. Justamente con Midachi, la vez que hicimos televisión fue un sapo. Hace diez años, como Daniel Rabinovich estaba enfermo, me propusieron formar parte del grupo en una gira por España. Yo sabía que no podía ir pero igual fui a esa cena para sentir el orgullo de haber sido invitado.

Son irreemplazables, inigualables, únicos (Jorge Marrale -actor-)
Me identifico con Les Luthiers en muchísimas cosas. Su humor, la ironía, la mirada sarcástica... Me gusta esa mezcla de cosa infantil con inteligencia, sumado a la madurez que les dio el tiempo. Representan a una generación inteligente, profunda, trascendente, divertida. No me imagino la vida sin ellos. Y no exagero porque son artistas circulantes de uno, más que del afuera. Los tengo siempre en un pedestal, son irreemplazables, inigualables, únicos.

Geraldine Gómez
Siempre que puedo vengo a verlos, son grossísimos. Esta vez ayudó el clima, que hizo que el show se disfrutara más. (40 años, odontóloga)

Carlos Albamonte
Siempre que puedo vengo a verlos, son grossísimos. Esta vez ayudó el clima, que hizo que el show se disfrutara más. (37 años, locutor)

Mariela Correa
Es la primera vez que los veo en vivo, hasta ahora los había seguido en la tele. Me encanta que actúen en un lugar público. (28 años, empleada)